Lavarse las manos con agua y jabón es la intervención de salud más simple y más económica que salva vidas. Se trata de un gesto cotidiano que tiene mucha más relevancia de la que creemos.

 

El lavado de manos con agua y jabón interrumpe la cadena de transmisión de: enfermedad diarreica aguda, neumonía, enfermedades de la piel, enfermedades de los ojos, parasitismo intestinal.

Instituciones internacionales, como la Organización Mundial de la Salud o Naciones Unidas lanzan a menudo campañas de sensibilización y concienciación sobre la importancia de lavarse las manos. Estas campañas tienen un doble objetivo: la adopción de medidas de higiene en los lugares de atención en salud y la lucha por conseguir un acceso seguro a agua potable y a fuentes de saneamiento para toda la población mundial.

 

Cuándo y cómo lavarse las manos

¿Recuerdas que desde pequeños nuestros padres nos decían que antes de comer debíamos lavarnos las manos? Con el paso del tiempo, e incluso desde muy temprana, olvidamos ese importante y pequeño hábito.

En la vida diaria existen cuatro momentos claves en los cuales el lavado de manos con agua y jabón es vital.

1. Después de ir al baño y cambiar el pañal. Esta práctica reduce hasta 1/3 las muertes de niños por diarrea.

2. Al manipular, preparar y ofrecer los alimentos. El lavado de manos es crucial en la buena higiene de los alimentos, dado que las manos sucias son portadoras de bacterias y de otros microorganismos que pueden contaminarlos.

3. Antes de comer. Es necesario lavar las manos antes de comer, puesto que éstas están en contacto con todo lo que tocamos y pueden tener una concentración de gérmenes muy alta.

4. Después de estar en contacto con elementos contaminados o manipular basuras y/o objetos de desecho. 

 

El lavado de manos consiste en remover la suciedad y reducir los microorganismos que se encuentran en la piel. El procedimiento para realizarlo es sencillo y no requiere mucho tiempo:

Mojar las manos con agua.

Enjabonarlas bien.

Frotar las superficies de las manos (incluyendo dorso, la palma, los dedos y las uñas) como mínimo durante 20 segundos.

Enjuagar las manos con agua limpia.

Secar las manos con una toalla limpia.

 

Referencias:

Ministerio de Salud y Protección Social

Organización Mundial de la Salud

 

Escrito por Super User
Categoría: Slideshow
Visto: 196